Home-new

ECYD: el carisma del Regnum Christi vivido por los adolescentes 

ECYD es una organización católica de adolescentes que hacen una alianza con Cristo y entre sí para construir un mundo nuevo según el Evangelio.
El nombre ECYD significa «encuentros, convicciones y decisiones». A través de diversas experiencias de encuentro, los adolescentes adquieren convicciones firmes para sus vidas y aprenden a tomar decisiones libres y responsables.

ECYD: Descubriendo a Jesucristo y mi misión en la vida


En el ECYD los adolescentes viven el carisma del Regnum Christi según su propia edad,
encuentran un camino para crecer en su amistad con Cristo y formarse como apóstoles al servicio

Cinco elementos de la vida en el ECYD

La vida en el ECyD gira en torno a cinco elementos: la vida de equipo, la formación, el apostolado, la vida espiritual y el acompañamiento.

Vida de equipo

Vida de equipo

Es un lugar de amistad verdadera, en el que los adolescentes se encuentran con sus amigos y con el Amigo, y en donde buscan crecer juntos y apoyarse en la vivencia de la propia fe. La vida de equipo es también una ayuda para despertar la creatividad y la iniciativa apostólica.

Vida Espiritual

Vida espiritual

Se inicia y acompaña a los adolescentes en la oración personal para que descubran la presencia de Dios en su corazón, lo escuchen, dialoguen con Él, busquen conocer su voluntad y recibir la fuerza para seguirla.

Formación

Formación

La formación se concibe como un camino de encuentros que llevan a los adolescentes a conocerse, aceptarse y superarse, a descubrir en Cristo el sentido pleno de sus vidas y a desarrollar su liderazgo como apóstoles.

Acompañamiento

Acompañamiento

El acompañamiento es la atención personal y grupal que los formadores ofrecen a los adolescentes en las diversas circunstancias de su vida. Con su cercanía y amistad, les orientan y caminan junto con ellos en la búsqueda de su felicidad y plenitud cristiana.

Apostolado

Apostolado

El adolescente del ECYD vive con el deseo ardiente y generoso de transformar el mundo para Cristo. Por ello, no sólo hace apostolado sino que es apóstol, aprovechando toda ocasión para colaborar con Cristo en hacer presente su Reino y dar testimonio de su fe.
Scroll al inicio